Logres, año 481 (1ª parte) – La conquista de Bedegraine

La fase de invierno.

Sir Cilydd regresa a su señorío de Buckholt en compañía de su escudero Molacus de Porton. A pesar de que éste ya cumple los requisitos para ser armado caballero todavía no se siente con la suficiente seguridad como para hacerse cargo de la administración del feudo de su familia. En parte porque desde siempre había asumido que esa responsabilidad caería sobre los hombros de su hermano Tanicus. La actitud de Molacus, su modestia y su dedicación sorprende a Sir Cilydd, el cual esperaba que, cuando Molacus cumpliese la edad, sería armado caballero, y ya no podría disfrutar de más tiempo de su servicio como escudero. Un escudero que había demostrado muchas cosas más allá de su lealtad hacia su caballero, había demostrado rectitud e integridad, y eso provocó que naciese en Sir Cilydd un sentimiento de lealtad hacia el heredero de Porton.

En su regreso hacia Buckholt los acompaña un caballero de enorme estatura y anchas espaldas: Sir Gaoth, el hijo de Sir Ywaine de Broughton, vecino de Cilydd con el que había sellado un pacto para sobrellevar el invierno si las malas cosechas afectaban a alguno de los dos feudos. Desgraciadamente Sir Ywain también había fallecido en la batalla de Salisbury (teniendo una muerte heroica, eso sí, luchando contra la misma unidad de fanáticos de Wotan que se había quedado para proteger la huida de los restos del ejército sajón). Tras la muerte de su padre Sir Gaoth era ahora el señor de Broughton.

Durante el invierno Sir Cilydd tiene ocasión de meditar acerca de lo sucedido durante el último año y, especialmente, en la batalla de Salisbury, desarrollando un sentimiento de profunda admiración hacia el Duque Gorlois por lo que había hecho. Gracias al Duque de Cornualles habían vencido en una batalla que estaba perdida tras la muerte de Aurelio Ambrosio. Si no hubiese sido por Gorlois, por su liderazgo, por su valentía, el ejército sajón habría destrozado al descabezado ejército de Aurelio Pendragón.

El frío invernal no se mostró especialmente cruel pero en cualquier caso los restos de bandas sajonas que habían quedado rezagadas de la batalla de Salisbury habían afectado a Logres, por lo que tanto Cilydd como Gaoth se ven obligados a echar mano de su tesoro personal para no pasar dificultades durante este invierno y no tener que sobrevivir durante el siguiente año como caballeros pobres.

Tanto Gaoth como Cilydd son cada vez más conscientes de que necesitan ayuda para administrar sus respectivos señoríos, bien sea contratando los servicios de un administrador o bien casándose con la mujer adecuada, por lo que hacen llegar a Sarum su respectivo interés en encontrar esposa, sin que se tome una decisión todavía al respecto.

En cuanto a sus familias, un primo de Sir Cilydd ha sido nombrado escudero, lo que augura que en el futuro Sir Cilydd podría contar con un caballero más en su familia.

Respecto de Molacus, a pesar de mantener su estatus de escudero, su actitud demostrada durante los últimos meses lo han convertido en un ejemplo y guía para muchos miembros de su familia.

En lo relativo a Gaoth, no hay ningún acontecimiento reseñable en su familia, al menos entre su familia legítima. Lo que sí llega a conocer es que ha tenido 3 hijos con campesinas de su feudo.

Misión diplomática a Lambor (conociendo a Lady Rosalyn)

En cuanto los caminos se hacen transitables Sir Cilydd, acompañado por su escudero Molacus y de su vecino Sir Gaoth, acuden a Sarum a petición del padre Tewy. El confesor del conde les había solicitado su ayuda para escoltarlo hasta el Castillo de Leir, en el condado de Lambor, para conocer a una posible candidata a esposa para el Conde Roderick: Lady Rosalyn, una atractiva muchacha de quince años hija de Sir Edaris, el recientemente confirmado por Uther como Duque de la Marca.

Tras varios días de viaje con la comitiva del padre Tewy llegan al imponente castillo de Leir, en donde son recibidos con suma hospitalidad y generosidad por los sirvientes de Sir Edaris.

Durante la cena, Sir Cilydd destaca y llama la atención de los presentes en el banquete con su relato sobre la Batalla de Salisbury y sobre cómo se enfrentaron al ejército sajón.

FalconryPor su parte, Sir Gaoth por cortesía, se ve obligado a aguantar con estoicismo la pesada e insistente conversación de un viejo caballero de Sir Edaris acerca de la caza con gavilán. La caza y, en particular, la cetrería es una de las aficiones de Sir Gaoth, pero ello no hace que la pesadez de su casi anciano compañero de mesa se haga más llevadera.

Mientras Sir Gaoth demuestra una paciencia infinita, una de las mujeres de los caballeros se Sir Edaris presentes en el banquete pregunta a Molacus acerca de la raza del caballo que montaba Sir Cilydd al llegar. Al pobre escudero también le toca aguantar un pesado discurso acerca de una raza de caballos extranjeros de los que ha oído hablar la dama, hasta que se excusa educadamente para levantarse de la mesa durante un momento.

Cuando Molacus está descansando del discurso con el que la dama le había levantado dolor de cabeza escucha cómo dos sirvientas están cuchicheando entre ellas divertidas y se acerca a preguntarles. Inicialmente sorprendidas, terminan contándole a Molacus que Lady Rosalyn le acababa de regalar a una de ellas un broche de oro. Al parecer, no era el primer regalo que Lady Rosalyn había hecho a sus sirvientes. Además le había prometido a una de las sirvientas convertirla en su dama de compañía una vez que su padre hubiese concertado su matrimonio.

De las conversaciones mantenidas durante el banquete los personajes descubrieron que Sir Edaris esperaba sacar provecho de la no disponibilidad de lady Ellen como posible candidata a esposa (al estar bajo la tutela directa del rey Uther) y presionar al Conde Roderick para que se case con su hija, Lady Rosalyn.

De hecho, a la mañana siguiente, antes de partir la comitiva, le transmite al padre Tewy la solicitud de que el Conde Roderick le transmita su respuesta antes de que finalice el año respecto de si acepta a Lady Rosalyn como esposa.

Ya de vuelta en Sarum tanto el padre Tewy como sus acompañantes informan al conde del desarrollo de su visita al castillo de Leir. En cuanto le transmiten el mensaje de Sir Edaris, el conde descarta tajantemente a Lady Rosalyn como candidata: ¡plantearle un ultimátum para forzarle a tomar una decisión al respecto le parece un insulto!

Mientras están en Sarum de regreso de Lambor y antes de partir de regreso a sus respectivos señoríos, les llegan los siguientes rumores a los personajes:

–  Durante el invierno Uther se ha dedicado a designar a sus hombres de confianza como oficiales en los puestos claves de la corte y ésta consigue recuperar rápidamente el equilibrio tras el impacto de la muerte de su hermano Aurelio. Además, se respiran en el ambiente rumores de que Uther tiene grandes planes de conquista para su primer año como rey de Logres.

– Por su parte el Conde Roderick se muestra aliviado de que no vuelva otra época de guerras civiles por la corona de Logres. Considera a Uther como un general excelente, que los sajones deberían de temer. Además, la designacióin de Sir Ulfius como Duque del Valle de Silchester beneficiará a todos y, particularmente, a Salisbury, pues nadie mejor que Ulfius para tener a los sajones bien vigilados.

La invasión de Bedegraine

A principios del verano los caballeros reciben otro mensaje procedente de Sarum, pero esta vez del conde Roderick. Han sido convocados para formar parte del contingente de tropas de Salisbury para formar parte del ejército que el rey Uther ha ordenado concentrar en el castillo de Leir, en la frontera con Bedegraine. El rey Uther ha exigido al rey de Bedegraine el pago de su tributo, tal como había pagado con anterioridad a su hermano Aurelio Ambrosio, a lo que el rey de Bedegraine se ha negado alegando que el tributo que pagaba era al Alto Rey de Britania y no al rey de Logres. Uther está dispuesto a exigir el pago por la fuerza de las armas si ello es necesario.

Así los personajes forman parte del tercio de caballeros del conde convocados para acudir a Lambor.

Antes de partir Molacus se entera, a través de su amiga Gwen (la sirvienta que trabaja en las cocinas del Castillo de la Roca) que una nueva dama ha sido acogida por el conde: una joven viuda, Lady Glesig, viuda del conde de Rydichan. Pero por lo visto ahora es condesa de bien poco, pues sus tierras fueron ocupadas por tres de los primos de su marido, Sir Basile (Oxford), Sir Belleus (Shiburn) y Sir Bege (Wallingford).

Además, también le cuenta a Molacus que uno de sus tíos más ancianos, Sir Cynwal de Cholderton ha encontrado una nueva “compañera”, ¡a su edad! Por lo visto se trata de una princesa de Bretaña y parece que está alegrando sus noches.

Los personajes parten de Sarum a los pocos días de su llegada ya que, aunque los caminos están transitables, llueve desde hace días y el conde quiere asegurarse de llegar con tiempo suficiente para reunirse con el ejército de Uther en Lambor, precisamente de donde han regresado los personajes con el padre Tewy.

De ese modo parten con el conde y un grupo considerable de caballeros y soldados, atravesando las húmedas tierras de Somerset y haciendo una primera parada en Bath, todavía conocida por algunos como Aquae Sulis. Como tienen tiempo el conde Roderick decide esperar en Bath para reunirse allí con el Duque Gorlois y llegar juntos a Lambor.

Allí los caballeros tienen ocasión de relajarse y descansar probando las relajantes aguas termales y disfrutar de compañía agradable durante su estancia.

Bath2

Pasan varios días y trasciende entre las tropas la preocupación del conde por no tener noticias del Duque de Cornualles, hasta que durante una noche llega un joven muchacho a caballo que pide hablar con el conde Roderick. Se trata de un mensajero de Gorlois y le informa que el ejército del duque se ha visto retrasado por el penoso estado de los caminos. El contingente de tropas que Uther le ha ordenado convocar es numeroso, la mitad de sus caballeros, y calcula que, con algo de suerte, puedan llegar a Bath dentro de una semana.

Con esas noticias el conde Roderick decide partir al día siguiente sin esperar a Gorlois.

Cuando llegan a Lambor se encuentran con una considerable concentración de tropas. Mientras los escuderos están instalando las tiendas en el campamento instalado junto al castillo de Leir, Sir Cilydd y Sir Gaoth solicitan permiso para entrar en el castillo para reunirse con Madoc, pero no lo consiguen.

Poco después los personajes pueden ver cómo del castillo salen cuatro caballeros identificando a tres de ellos: uno es Madoc, que saluda con camaradería despidiéndose de otro muy bien ataviado. Este otro caballero es acompañado por otros dos caballeros que Cilydd reconoce como Sir Talus y Sir Eadric, que lo escoltan alejándose del castillo a medio galope mientras Madoc se dirige hacia el campamento.

El príncipe Madoc se alegra muchísimo cuando ve a Cilydd y a sus compañeros, invitándoles a compartir con él y sus hombres una agradable velada en el campamento, bebiendo cerveza suministrada por el generoso duque de la Marca.

Durante la noche Sir Jaradan comunica a los caballeros que el ejército de Uther marchará a la mañana siguiente hacia Bedegraine. Gorlois no ha llegado ni hay noticias suyas, lo que provocó la ira de Uther, que decidió marchar hacia Bedegraine sin aguardar por el Duque de Cornualles.

Al día siguiente tiene lugar el primer enfrentamiento. En cuanto el ejército de Logres llega al vado del río Trent se encuentra con el ejército del rey de Bedegraine le aguarda al otro lado del paso, bloqueándole el avance. El rey de Bedegraine conmina a Uther a que de la vuelta y desista de sus intenciones. Bedegraine es un reino independiente y Uther no tiene autoridad para exigirle tributo alguno.

Uther ni se molesta en responder a sus palabras y da la orden para que el batallón del duque Ulfius cargue contra el enemigo a través del vado, mientras el resto de los batallones aguardan.

Aunque el ejército de Bedegraine es mucho más reducido que el de Uther, el hecho de que éste solo pueda avanzar a través del vado del Trent hace que la diferencia no sea tanta. Los caballeros chocan contra el ejército de Bedegraine que consigue detener su avance. Tras unos breves instantes de enfrentamiento los personajes ven como Uther da otra orden y, al sonido de los cuernos, una parte del batallón principal comandada por Madoc se separa del ejército y sale al galope hacia el norte.

Los caballeros observan con impaciencia el combate entre el batallón de vanguardia y el ejército de Bedegraine, que defiende con éxito el paso, hasta que comienzan a divisar un contingente de caballeros que carga contra el flanco izquierdo del ejército de Bedegraine, del otro lado del río Trent. De algún modo la parte del ejército que partió con Madoc ha cruzado el río por algún otro vado, sorprendiendo al ejército de Bedegraine, que se ve obligado a ceder terreno frente a Ulfius para defenderse de la nueva amenaza.

MadocChargeEs entonces, al ver que el ejército de Bedegraine retrocede dejando espacio en el vado, cuando Uther da la orden de cargar a su ejército.

Lo que siguió fue una auténtica carnicería.

El ejército de Bedegraine ya acusaba el cansancio de haber estado combatiendo contra el batallón de Ulfius, por lo que, cuando el resto de caballeros de Logres cargó contra él, a duras penas pudieron mantener las líneas y su rey no tardó en ordenar la retirada.

Las tropas de Logres mantuvieron la posición salvo por Gaoth que, cegado por el fragor y la fiebre de la batalla, y viendo cómo el Rey de Bedegraine se alejaba del campo de batalla acompañado de sus guarda espaldas, partió al galope para alcanzarlo, ante la mirada atónita de muchos de los caballeros de Logres y, en particular, de Molacus y Cilydd.

Dos de los guardaespaldas del rey se separaron para enfrentarse al furioso caballero que les perseguía, que decidió pensárselo mejor en el último momento, al ser consciente de que, si tenía que enfrentarse a dos caballeros mientras el rey continuaba su huida, aunque los venciese, muy difícilmente podría dar alcance a su objetivo. Con un grito de furia, rabia e impotencia, Gaoth detuvo su montura.

Ya en el corazón de Bedegraine y como el rey se refugió con sus caballeros en el castillo, Uther autorizó a sus caballeros para que saqueasen y asolasen las aldeas.

Cilydd y Gaoth decidieron tomar parte en los saqueos. Aunque habían superado con relativo éxito el último invierno, temían que los siguientes pudiesen ser más duros, por lo que todo lo que pudiesen saquear podría suponer la diferencia entre un invierno normal y un año de hambre y dificultades para su señorío. De ese modo Cilydd propuso a Gaoth dedicarse a saquear iglesias en lugar de aldeas, idea a la que se apuntaron algunos otros caballeros del ejército de Uther. Al contrario que otros caballeros que decidieron dedicarse al saqueo de villas y aldeas, ni Cilydd ni Gaoth sacaron excesivo provecho de su saqueo de templos cristianos, a penas 1 libra en bienes cada uno de ellos. Además Cilydd también se ganó el sobrenombre de Cilydd “el Impío”.

RaidVillage

En cambio a Molacus no le agradaba en absoluto la idea de los saqueos, le parecía algo extremadamente cruel. Además, la idea de saquear iglesias le generaba un auténtico rechazo, por lo que como escudero solicitó a su caballero Sir Cilydd permiso para no tomar parte con él en los saqueos.

Mientras parte del ejército de Uther se dedicó a quemar, saquear y desvalijar Bedegraine, Molacus permaneció en el campamento, algo triste y apesadumbrado por todo lo que estaba ocurriendo. En ese estado lo encontró el conde Roderick que, aunque había transmitido a sus hombres la invitación de Uther respecto a los saqueos, también había decidido no tomar parte en ellos.

Tras una conversación entre ambos, el conde le invitó a que tomase las riendas de su propio destino. Molacus cumplía con creces los requisitos para ser armado caballero y no depender ni continuar como escudero de otro caballero. Ante las palabras de su señor, Molacus decidió dar el paso y ofrecerse como caballero. Complacido por la decisión del joven, el conde llamó a Sir Jaradan para que los acompañase y, en ese mismo momento, en una modestísima ceremonia en el casi vacío campamento del ejército de Logres, Molacus se convirtió en caballero.

Ver cómo el ejército de Logres saqueaba y arrasaba Bedegraine era demasiado para su rey, por lo que finalmente decidió salir del castillo en el que se había refugiado con los restos del ejército que quedaban del enfrentamiento en el vado del Trent.

El ejército de Uther se dispuso en formación para enfrentarse a ellos en un enfrentamiento definitivo. El rey de Bedegraine increpó de nuevo al rey de Logres para que cesase la guerra y abandonase Bedegraine. La respuesta de Uther fue inmediata: ordenó cargar a su ejército.

Si la batalla del vado del Trent fue una carnicería, la que se desarrolló en esta ocasión fue dantesca. El ejército de Bedegraine estaba superado en una proporción de cinco a uno por el ejército de Logres, una circunstancia que se hizo más que evidente desde el inicio de la contienda.

Al ver el modo en que sus caballeros caían en la batalla y con la finalidad de acabar de una vez por todas, el rey de Bedegraine retó a Uther para resolver la batalla a través de un combate personal entre ambos. Uther accede satisfecho y, sin mucho esfuerzo por su parte, con su espada y entre los gritos victoriosos de sus caballeros, arrebata la vida del último rey de Bedegraine.

Pero las aventuras de este año no acabaron aquí para nuestros caballeros. Continúa el relato en la siguiente entrada de La Gran Campaña: Logres, año 481 (2ª parte – La Dama Misteriosa).

Un comentario en “Logres, año 481 (1ª parte) – La conquista de Bedegraine

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .